JAMES BOND: Casino Royale/Live and Let Die/Moonraker

>> lunes, 21 de noviembre de 2011

-COMPLETA-
Status:03
Tamaño:82Mb
Idioma: Español
Guión: Ian Fleming,Antony Hern
Dibujo: John McClusky,Yarislav Horak
Escaneos:Trapeiro [C.R.G]

Un poderoso agente soviético, conocido solo como Le Chiffre, ha malgastado cincuenta millones de francos que la URSS le confió para que organizara y liderara a los comunistas franceses como posible fuerza de choque en caso de guerra; se arriesgará a recuperarlos jugando en el lujoso Casino Royale. Sin embargo, el Servicio Secreto Británico decide que este corrupto líder y quintacolumnista sea desenmascarado ante sus "rojos" seguidores, quienes quedarían así desmoralizados y sin fuerza; enviará a uno de sus mejores agentes para que derrote a Le Chiffre en uno de los más cruciales juegos de poker de la Guerra Fría. El número clave del agente británico 007 y su nombre es Bond…James Bond.


EL DATO: Aquí estamos antes una recopilación de las tiras de prensa del agente secreto mas famoso del mundo, en una adaptación a las novelas Casino Royale, Live and Let Die y Moonraker. Que poco tienen que ver con las películas de hace años.

La publicación de Planeta de James Bond es al estilo Mandrake o Rip Kirby y tiene en totalidad las tres primera novelas de 007.
Bueno quien no conoce a James Bond estuvo viviendo en un agujero durante décadas, ya que es un famoso personaje de la cultura debido a sus películas, siendo el molde de Agente secreto que fue parodiado asta el hartazgo desde el súper agente 86a la serie televisiva chuck.
Mujeriego, con Glamur, y chiches tecnológicos que harían sonrojar al mismisimo Batman este personaje fue muchas veces reinterpretado por diferentes actores a lo largo de las décadas.
Así que mejor conozcamos la historia original como los ingleses la leían en la contraportada del diario allá en 1957.

¡Quiero re-truco!

Las tiras de Bond
Serial publicado inicialmente en el periódico británico Daily Express y posteriormente en el Sunday Express y el Daily Star, adaptando las novelas de James Bond, el agente 007, de Ian Fleming.
En 1957, cinco años antes de la primera película de Bond, el London Daily Express ofreció a Ian Fleming la publicación de una tira basada en su famoso agente secreto. Fleming se sintió reacio a aceptar una generosa oferta porque temía que una baja calidad del producto, o la simplificación narrativa, afectara al éxito de las novelas que por entonces escribía. Finalmente cedió los derechos de serialización con la promesa del editor, Edward Pickering, de que él daría su aprobación final al material resultante. La primera historia, "Casino Royale" se publicó en julio de 1958, con el guión a cargo de Anthony Hern, perteneciente a la plantilla del diario y al que pronto sustituiría Henry Gammidge, y dibujada por John McLusky.
Durante los siguientes seis años ambos autores continuaron la tira siguiendo, casi cronológicamente, los argumentos de las novelas y los relatos cortos de Fleming. Al cabo, en 1966, continuaron la serie Jim Lawrence y Yaroslav Horak, que imprimieron un estilo más duro al personaje. Finalmente la tira se canceló en julio de 1983, con el retorno de John McLusky al dibujo de los últimos episodios.
En España, al igual que en el Reino Unido, nunca se ha reeditado la serie al completo, existiendo muchos episodios inéditos en nuestro país, generalmente los fechados después de 1970.

La biografía de Ian Lancaster Fleming, escritor creador de James Bond
www.archivo007.com
Nacido el 28 de mayo de 1908 de Valentine Fleming, y nieto del acomodado banquero escocés Robert Fleming, Ian Lancaster Fleming creció en el seno de una extraña clase de ingleses que ocupaba una parte acomodada en la sociedad aunque se habian ganado ese lugar con constante trabajo.
De joven Ian fue a Europa a continuar sus estudios. Encontró una casa en el pequeño pueblo austríaco de Kitzbuhel donde su educación cambió drásticamente.
Allí escribió algunas historias cortas y algunos poemas, pero sin pretensiones, parece, de ser un autor y con el tiempo se convirtió en periodista, entrando en Reuters.
El mayor éxito de Fleming en su corta estancia en Reuters fue el seguimiento de un juicio en Rusia que impresionó a sus compañeros periodistas. Sin embargo, era el "otro Fleming" periodista, ya que su hermano Peter viajaba por el planeta escribiendo noticias de muchos y distantes lugares exóticos. Al margen de las implicaciones familiares, Fleming también descubrió lo poco que los periodistas ganaban. Cuando Robert Fleming murió tomó su decisión, dejando el periodismo. En uno de sus pocos compromisos, Fleming, capitalizando el nombre de la familia, se unió a una firma bancaria de Londres de la que esperaba le hiciese rico.
En 1939, parece que a Fleming le aburre la rutinaria existencia del día a día de un banquero. Las subidas y bajadas del mercado de valores aparentemente no le dan suficiente intriga. Durante sus días en Reuters, Fleming había hecho amistades en la oficina de exteriores, y las mantenía incluso siendo banquero. En 1939, Fleming curiosamente cogió una misión para el The Times en la que precisaba volver a Rusia en una misión de comercio. Parece que Fleming, de hecho, estuvo todo el tiempo espiando para la oficina de exteriores y empezó un acercamiento más formal al servicio de inteligencia, trabajando para la inteligencia naval. Pronto fue el asistente del director con el rango de Lugarteniente, y más tarde Comandante. Fleming fue la mano derecha de uno de los mejores espías británicos, el Almirante John Godfrey.
La guerra fue buena para Fleming, incentivando su imaginación, forzándose a trabajar de forma disciplinaria. Fleming programó, elaboró, y llevó a cabo peligrosas misiones. Desde la famosa Habitación 39 en el edificio del Almirantazgo en Whitehall, Londres, Fleming esgrimió multitud de ideas excéntricas sobre como confundir, vigilar, y enfurecer a los Alemanes.
El "estilo Fleming" se mostró como su mayor arma en la inteligencia naval. Cenaba en Scott's, White's, el Dorchester, planeaba operaciones de inteligencia, muchas de ellas absurdas, aunque muchas se mostraron de gran ingenio. Aún así, Fleming entendió el lado económico de la guerra. Comprendió su trabajo práctico, y las importantes limitaciones de hombres, dinero y recursos. No se tomó sus misiones a la ligera, siempre consciente de los riesgos humanos que comportaban.
El "estilo Fleming" también fue valioso en otro aspecto: la escritura. Como ayudante del Almirante Godfrey, Fleming escribió innumerables memorandos e informes. Su estilo y elegantes razonamientos, más su aparente ilimitado conocimiento de sus temas hicieron de las insípidas comunicaciones algo placentero de leer. Fleming viajó como la mano derecha del Admiral Godfrey, encontrándose con J. Edgar Hoover en Washington y William Stephenson en New York, llegando a trabajar de cerca con éste último más adelante.
Entrada la guerra, Fleming fue puesto al mando de la Unidad de Asalto 30, un grupo de comandos especialmente entrenados que eran enviados a específicas misiones de inteligencia.
Durante el último año de guerra, Fleming viajó a Jamaica para una conferencia naval. El viaje, aunque breve, reveló la exótica isla a Fleming. Aquí no había guerra, ni racionamiento, ni escasedad de comida. La fruta colgaba de los árboles y fino ron fluía de las plantaciones. Fleming inmediatamente empezó a planear su escapada a este paraíso.
Fleming preparó el trabajo. Compró una propiedad, diseñó una casa, y preparó su paraiso. La casa, GoldenEye, era como su forma de escribir: simple, directa, pero nunca elegante u opulenta aceptando un trabajo sin compromisos en el diario de Kemsley pero no fue hasta que se enfrentó a la presión de una mujer casada que estaba embarazada de él que el viaje del Fleming escritor empezó, el cual cambiaría su vida y la cultura popular para siempre.
Lady Anne Rothermere, la mujer casada, había estado viéndose con Ian durante años, y ahora embarazada, era la hora para Fleming, casi a los 44 años de edad, de actuar de forma madura y casarse. Mientras Fleming esperaba en Jamaica el divorcio de Anne, escribió el primer esbozo de la novela Casino Royale.
Aunque la carrera de Fleming como escritor merece un mayor análisis, valga decir que durante los siguientes 12 años Ian Fleming transformó su existencia elitista, su arrogancia, su estilo y su ácido ingenio en algunos de los mayores thrillers jamás escritos con 12 años de Bond con grandes aventuras periodísticas. Incluso en historias con poca acción, tales como su novela corta, The Diamond Smugglers, el "estilo Fleming" garantizaba una lectura interesante. Escribió el Atticus, columna del Sunday Times, mostrando un gran conocimiento de la información de inteligencia interna, así como inteligentes críticas.
La intensa vida de Fleming le pasó factura a través de su corazón, a finales de los 50 la salud de Fleming empeoró y finalmente su corazón le falló, y la noche del 11 de agosto, Ian Fleming empezó su agonía. A la 1 del día 12 de agosto de 1964, Ian Fleming moría a los 56 años. Enterrado en Sevenhampton, cerca de Swindon no muy lejos de la frontera de Gales. Su esposa Anne murió en 1981. Su único hijo, Casper, murió de una sobredosis de drogas en 1975. Ambos están enterrados al lado de Ian bajo un simple obelisco como monumento a la sombra de la iglesia local de piedra.


Casino Royale la película
Por: Enrique Colmena
Bueno, pues ya se ha destapado el pastel: contra lo que podía imaginarse, el Bond que hace Daniel Craig no es un pegote en la historia de 007, sino que viene a conectar, actualizándolo, con el personaje que creó inicialmente Sean Connery, allá a principios de los años sesenta. Este agente es, como aquel, macho, en el sentido más literal del término, seductor pero sin sensiblerías; es cierto que está algo más musculado de lo que se le presupone al espía del doble cero, y que es algo bajito, pero da el pego perfectamente. El hecho de que sea rubio, con ojos azules y con cara de camionero, tampoco dificulta la credibilidad del personaje; y la actualización: este Bond tira de gatillo como el que se arregla el pelo, no se corta un ídem, y además tiene redaños (nunca mejor dicho...) para que le toquen, literalmente, los cataplines, o mejor dicho, se los revienten, sin perder la compostura, en una escena de un sadismo tal que confirma que la saga de Bond ya no va dirigida, en absoluto, a niños de teta ni siquiera en edad de Playstation, sino a gente con una cierta formación que sea capaz de aguantar escenas como ésa, tan poco frecuentes en el cine comercial.
"Casino Royale", que viene a entroncar también con el inicio de la saga, con esta primera novela de Ian Fleming que se había quedado descolgada de los derechos que en su momento compraron Albert Brocoli (cuya familia sigue manteniendo el resto de los derechos de la obra fleminguiana) y Harry Saltzman (del que hace tanto tiempo que se le perdió la pista), es una de las mejores películas de la serie de los últimos tiempos, y eso es decir mucho, porque la etapa de Pierce Brosnan ha sido muy fructífera, si bien el Bond del irlandés era ciertamente muy distinto de este bronco, fiero, despiadado, escasamente romántico, que compone Daniel Craig.
Es cierto que la intriga en este caso no consiste en cortocircuitar ninguna gran catástrofe anunciada, como solía ocurrir en los 007 de los últimos años, sino que su objetivo es más modesto, aunque no menos importante: se trata de evitar que un tratante financiero clandestino pueda seguir ejerciendo de terrorista de altos vuelos, con el único fin de obtener grandes plusvalías en Bolsa, y para conseguir que no vuelva a ejercer hay que desplumarlo en un exclusivo casino y en una partida en la que, desde luego, no aceptan a paletos... Martin Campbell, que ya sabe lo que es dirigir un capítulo de la serie, concretamente "GoldenEye" (ver crítica en CRITICALIA), confirma su ya sabida buena mano para las escenas de acción, que hacen perder el aliento (véase, por ejemplo, la persecución inicial, en Uganda), pero además demuestra que también se maneja con soltura en escenas de pura tensión, como en las distintas "manos" de cartas que se juegan los adinerados convocados al casino del título, o en la percutante escena del envenenamiento (no diremos de quién, que después se me quejan los lectores...).
En el apartado de la interpretación, aparte de la pétrea composición de Craig, que conviene bien al personaje, Eva Green hace una "chica Bond" poco exuberante, sin por ello decir que sea fea (para eso ya está "Betty la fea", y ni siquiera esa...), en un rol más que peculiar dentro de la serie. El danés Mads Mikkelsen hace uno de los mejores villanos de los últimos años, en los que éstos empezaban a flojear de remos: su Le Chiffre es un malo requetemalo, de esos que, como el Richard Widmark de "El beso del asesino", no dudaría en arrojar a un inválido por una escalera... Judi Dench es ya el rostro por antonomasia de M, la jefa del MI6, el servicio de espionaje británico, y no podemos imaginar otro actor o actriz que pudiera hacerlo mejor que ella.
Un Bond adulto, pues, no apto para estómagos frágiles, que confirma que la franquicia tiene mucha cuerda todavía.


DESCARGA
JAMES BOND
Casino Royale
+
Live and Let Die
+
Moonraker
 Aqui

[Atención para descargar esperar los 5 seg y pinchar en saltar publicidad]

Descargas+Info...

Etiquetas

  © Blogger template Snowy Winter by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP