BATMAN: Año Uno (comic+extras)

>> martes, 19 de marzo de 2013

Bruce Wayne vuelve de un duro entrenamiento y viaje de alrededor del mundo a su ciudad natal Gotham, y decide tomar la justicia por mano propia transformándose en Batman. Pero convertirse en el señor de la noche no va a ser una tarea fácil. Contempla el primer año de Batman junto a James Gordon un joven comisario que es transferido a la ciudad, y por los medios legales trata de limpiar la corrupta ciudad y salvar su matrimonio. Dos personas con los mismos fines pero diferentes formas de proceder destinadas a convertirse en grandes aliados.

EL DATO: La obra maestra de Mazzuchelli/Miller (si born again me lo permite) pero esta vez en un formato especial especialmente para fanáticos.
El primer archivo CBR es un ensamble de el TPB (tomo retapado con los 4 números en formato tomo) de Batman Year One de 1986 en su interior contiene el escaneo del tomo Batman coleccionable #1 editado por editorial Planeta y al finalizar este unos suculentos extras extraído de otro TPB de year one pero esta vez del año 2005 con muestras de arte de mazzucheli y copias de los guiones originales de Miller, mas muestras de los bocetos, entintado y el proceso de coloreado de las paginas, una autentica joya para “chusmear” el proceso de una obra maestra del comic que no envejece.
Pero eso no es todo! (diría el vendedor de lapiceras del bondi) por el mismo “Click” te llevas en un segundo archivo CBR otra edición de Batman Year One pero esta vez en un espectacular blanco y negro, si señor Mazzuchelli en todo su esplendor donde vemos las pinceladas a tinta china y composición original de las paginas antes de la aplicación del color. Una verdadera genialidad ya que no esta pasado a escala de grises si no que es el blanco y negro posta, ya que son  copias de los fotolitos (esas planchas transparentes de la impresión offset ) utilizados por editorial zinco para publicar en su día el Batman año uno aportado por Sahiher del CRG que tenia las fotocopias de estos fotolitos en español (¿¡de donde las habrá sacado!?), yo solo me limite a emparejar y centrar paginas que estaban chuecas para que tengan una mejor lectura.
Así que un verdadero festejo para todos los amantes del señor de la noche y de esta obra maestra que demás está decir fue muchas veces editada al español en formato tomo junto a otras aventuras de Batman así que si no la leíste nunca (que envidia) léela ya o corre al Kiosco o comiquería más cercana que seguro algún tomo compilatorio con año uno conseguís para tu comicteca.

 El arte de mazzuchelli como nunca antes lo viste
(Pincha en la imagen para agrandar)


El primer año de Batman
La critica Por Ted Kord
Pues simplemente si esta no es la mejor historia de Batman pega en el palo señores, Frank Miller después de contar la aventura final de Batman en “el Regreso del caballero oscuro” se manda a recontar su origen para una nueva generación de fans, tras el pseudo reboot de 1986 llamado crisis en tierras infinitas (aunque la actualidad de Batman se mantiene casi tal cual) su pasado es recontado y transformado a un policial negro donde comparte “pantalla” con James Gordon el policía que con los años se transformara en comisionado e intimo amigo del alter ego nocturno de Bruce Wayne en su lucha contra el crimen.
Estos comics se publicaron entre los números 404 a 407 de Batman, pero cronológicamente están ubicados en el num. 1 de la historia del personaje con una historia acercada más al relato policial que al género de superhéroes, aquí se desdibuja todo lo que los personajes conocidos alguna vez fueron: Gordon es un Buen Policía pero que trabaja en un ambiente más corrupto que el criminal que pretende eliminar, Bruce Wayne/Batman es una persona torturada que busca justicia pero es un amateur luchador contra el crimen y Selina Kyle/Catwoman lejos de ser la ladrona ambigua y glamorosa que conocimos es una prostituta dominatrix .
Leyendo esto seguimos con los guiones trasgresores de Miller pero aquí cobran otra dimensión mucho más real con el recurso del relato en off tan usado en Batman DKR y años adelante en Sin City , tal vez debido a los dibujos y tintas de David Mazzuchelli.
Para todo aquellos que la leímos en la versión DC/Perfil en Argentina hoy día leer esta historia aunque mantiene su fuerza, como todo gran libro que se lo re lee de vez en cuando se le descubre cosas nuevos y leerla en blanco y negro sin desparecer los colores de Richmond Lewis no tiene desperdicio alguno.


La versión hardcore de Batman por Darren Aronofsky
Extraído de: http://www.filmin.es y http://whatculture.com
Imagínense un Batman rodado en Tokyo, escrito por Frank Miller y protagonizado por Clint Eastwood, con influencias de "Serpico", "French Connection" o incluso Charles Bronson, concibiendo al hombre murciélago como si de un Travis Bickle se tratara y rodando a pelo, en 16 mm, sin decorados ni efectos especiales, con la violencia, la oscuridad, la sordidez y la decadencia, como motores principales de este arriesgado vehículo. Así sería el "Batman: Año Uno" de Darren Aronofsky, una adaptación que nunca llegó a cristalizar a pesar de que la mismísima Warner Bros. estuviera a un paso de hacerla realidad. Buena cuénta de ello nos da la web británica What Culture y más aún, un persuasivo libro recién publicado, escrito por David Hughes y sugerentemente titulado "La mejores películas nunca realizadas". Así sería la versión hardcore de Batman que Darren Aronofsky jamás llego a filmar.
"Batman: año uno" es el título de un cómic escrito por Frank Miller, ilustrado por David Mazzucchelli y coloreado por Richmond Lewis, publicadao en 1988 por DC Comics, la historia apareció por primera vez en las publicaciones 404 a 407 de la serie Batman en 1987. Fue uno de los primeros ejemplos del formato de una miniserie dentro de una serie que es ahora popular en los libros de cómics tras ser también objetivo de un Darren Aronofsky con intenciones de llevarlo a la gran pantalla.
Aronofsky : “Ya les dije que quería a Clint Eastwood como Caballero Oscuro y que me gustaría rodarla en Tokyo en vez de seguir con el escenario de Gotham City. Mi declaración de intenciones al menos logró llamar su atención". Y no sabemos si por pura inspiración o simplemente por no temer al riesgo, el estudio fue lo suficientemente valiente para abrir un diálogo con el confeso bat-fan sobre la idea de adaptar "Batman: año uno".
A tenor de la frivolidad del comentario y por mera cuestión de edad, uno podría imaginar más a Clint Eastwood como Batman en "The Dark Knight Rises" que en "Year One" . Aún y así, imagínense Clint como Batman. WAW!
Aronofsky: “Lo concebí de forma diametralmente opuesta, tratando de devolver a Batman a la violencia callejera, sumergiéndolo en el mundo urbano de Tokyo para lidiar con una auténtica realidad, sin decorados ni sets, rodándolo a pelo sin artificios ni efectos especiales con la intención de provocar la vivencia de una experiencia realista en el espectador. Sería como un cruce entre "El justiciero de la ciudad" o "French Connection" y Batman. En "año uno" Gordon sería algo así como Sérpico y Batman como Travis Bickle. Nuestro objetivo era dotar de una dosis de realidad a la franquicia Batman tratando de dar respuesta a la eterna pregunta: "¿Que podría provocar en una persona real llevar por su cuenta la lucha contra el crimen?".
El libro continúa advirtiendo de que fue Warner Bros. quien encargó un guión en el que Aronofsky y Miller se tomaron varias libertades con la mitología de un Batman que resultó completamente reconstruida. Para empezar:
“El joven Bruce Wayne es rescatado de las calles tras la muerte de sus padres y apadrinado por un "Big Al', que regenta un taller de reparación de coches junto a su hijo, 'Little Al'. Propulsado por el deseo de venganza ante el cual únicamente queda esperar a que pueda llevarla a cabo, el joven Bruce pasa día y noche en el taller, viendo el ir y venir de maleantes, drogadictos, criminales, policías corruptos y prostitutas mientras James Gordon lleva a cabo su particular lucha contra la corrupción enfrentándose a oficiales de policía de cualquier rango"
"El objetivo del primer acto con Bruce como vigilante es confrontarle a un policía corrupto llamado Campbell que acosa a ‘Mistress Selina’. Campbell finalmente acaba muerto y Bruce se libra por los pelos de ser acusado, hecho que le advierte de la necesidad de actuar con una mayor metodología, por lo que en un principio se camufla tras una máscara de hockey hielo y una capa, para hacerse más adelante con un uniforme mucho más estilizado, con armas y artilugios de fabricación propia, convirtiendo un Linoln negro en un Bat-Móvil".
"Siendo ya Batman, Bruce Wayne empieza a llevar a cabo su particular lucha contra el crimen partiendo desde la calle pero alcanzando las altas esferas de corrupción y criminalidad, aceptando su doble destino como guardián de la ciudad y acreedor de la herencia Wayne, y sobre todo, obteniendo el beneplácito de Gordon para librar su personal batalla contra el crimen".
Aronofsky: “En el cómic, la reinvención de Gordon fue personalmente inspirada, ya que por una vez no era un completo inútil si no un tío de muy malas pulgas. La escena introductoria a Gordon nos la imaginamos teniendo al personaje sentado en la taza del váter, empuñando con una mano una pistola metida en su propioa boca y sosteniendo con la otra seis balas de la misma. Precisamente así es como yo concebía el personaje".
Aún y así el cómic de "Batman: Año Uno" y el guión compartirían varias similitudes:
"La narración nihilsta de Bruce Wayne, un heróico Gordon salvando a un niño durante un secuestro masivo, Selina como una proto-Catwoman, las amenazas que Gordon sufre de sus propios compañeros para que desista de la lucha contra la corrupción, sus sospechas sobre un Harvey Dent a quien cree Batman o una pelea de altos vuelos en lo alto de un vecindario. De todas formas, el guión de Miller y Aronofsky estaba enfocado a abarcar una mayor dimensión narrativa ahondando más en el trasfondo de los personajes y en las motivaciones que promueven sus actos".
Con la idea de posibles secuelas en la cabeza, el libro también hace inciso en el posible futuro de este particular mundo de Batman que Aronofsky y Miller trataban de crear:
“El guión contiene numerosas referencias a Bat-fans, incluyendo una escena inical con un risueño paciente del Asilo Arkham con pelo verde y yendo más allá con la intención de dar pie a una secuela en cuanto Selina/Catwoman descubre la verdadera identidad de Batman".
Finalmente, y como era de esperar, el interés de Warner se enfrió ante semejante riesgo por más que demostrara su intención de dar un monumental giro a una de sus principales franquicias:
Aronofsky: “Pienso que Warner siempre fue consciente de que nunca podría llevarse a cabo. Y creo que pienso correctamente porque con tan solo 4 años de edad los niños compran artículos de Batman, y si ruedas una película así, todo niño de cuatro años pedirá a grito pelado a su madre que le lleve al cine a verla, por lo que necesitaríamos una calificación apta para todos los públicos. Aún y así, nos quedaba la esperanza de que del mismo modo que DC Comics publicó diferentes tipos de Batman para diferentes edades, también pudiera darse la posibilidad de hacer los propio con sus versiones cinematográficas. Mi idea era la de crear un nuevo Batman destinado a lso fans adultos, una versión hardcore que hubiéramos realizado por mucho menos dinero del que en un principio se pudiera imaginar. Los problemas derivados serían los mínimos porque hablamos de Batman, y sobre todo, de Warner Bros, y además podríamos hacerlo con un presupuesto muy ajustado, rodándolo de forma cruda, tensa y salvaje. Quizá rodándolo en 16 mm y quizá estrenándola después de que se estrenara la versión light, advirtiendo de que ésta es para niños y ésta para adultos, hubiera sido posible. Aún y así, Warner Bros. fue muy valiente dándonos vía libre para desarrollar un guión con el que tanto Miller como yo disfrutamos de lo lindo".
Ahí lo tenéis, una libre y despreocupada adaptación de un nuevo Batman que nunca fue posible. Por más que suene un tanto extrema y resulte prácticamente improbable, ¿a quién no le gustaría disfrutar de esta particular versión?. Una intentona que al menos nos da pistas sobre el camino ha recorrido Warner para pasar del Batman de Joel Schumacher al Batman de Christopher Nolan. Y menos mal.


¿Quién es Frank Miller?
Extraido de: http://www.guiadelcomic.com
Frank Miller (1957, Olney, Maryland, EEUU) tuvo de chaval tres influencias que marcarían su producción historietística: la película El León de Esparta (The 300 Spartans, 1962), el Spiderman de Stan Lee y Steve Ditko y las novelas negras de Micky Spillane; entre las tres levantaron los conceptos de su particular concepción del heroismo, del drama y del sacrificio heroico, temas que aparecen repetidamente a lo largo de su obra.
Tras iniciarse en el mundo del cómic en fanzines, y realizar una serie de trabajos menores para Marvel y DC, en 1980 pasaría a encargarse de Daredevil, un personaje en el que dejaría una huella indeleble en una etapa de más de dos años (números 158 a 184, excepto el 162). Miller, empezó como dibujante de la serie y después realizaría también los guiones (a partir del 168), dando un nuevo enfoque al personaje y creando a Elektra, una ninja asesina de trasfondo trágico e interés romántico del protagonista, que se convertiría en uno de los personajes femeninos de Marvel más conocidos, a la par que iba introduciendo innovaciones narrativas.
En 1982 daría un paso adelante en su carrera escribiendo y dibujante la miniserie Ronin (DC Comics), un relato de ciencia-ficción mezclado con personajes del Japón medieval, que si bien no resultó un éxito comercial sí lo fue de crítica. A finales de 1982 retomaría la ambientación japonesa plagada de ninjas dibujando la miniserie Lobezno (luego recopilada como Lobezno: Honor) con guiones de Chris Claremont.
En 1986 volvería a Daredevil como guionista para contar la que está considerada como la historia definitiva del personaje en la saga "Born Again", con dibujos de David Mazzuchelli. Después de esto volvería a retomar a Daredevil y Elektra repetidamente en varios proyectos puntuales: Elektra Asesina (1886-87, miniserie con dibujos de Bill Sienkievicz), Daredevil: Love and War (1986, novela gráfica, de nuevo con Sienkievicz), Elektra Lives Again (1990, novela gráfica en solitario) y Daredevil: el hombre sin miedo (1993; miniserie con dibujos de John Romita Jr donde reescribe el origen del personaje, introduciendo en él a Elektra).
En 1986 un Miller en estado de gracia realiza Batman: el regreso del señor de la noche, que junto a la épica Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons harían historia revolucionando por completo el panorama del cómic en EEUU con un nuevo enfoque más adulto, "oscuro" y crepuscular de los superhéroes. Casi inmediatamente le sigue Batman: Año Uno, en la que redefine el origen el personaje, de nuevo con Mazzuchelli (Born Again) como dibujante. Con estas dos obras Miller no sólo marcaría de por vida el enfoque del personaje, sino que están consideradas como las dos mejores historias jamás contadas de Batman y representan el punto álgido de su carrera.
En los 90, ya con un estatus de figura mítica del cómic consolidado, Miller diversificaría su producción con diversas obras de creación propia para la editorial Dark Horse: Hard Boiled (con dibujos de Geof Darrow), Big Guy and Rusty the boy Robot (de nuevo con Darrow) y la saga de la mujer soldado Martha Washington (varias miniseries con dibujos de Dave Gibbons). Pero sería en Sin City, de nuevo como autor completo, donde volvió a convulsionar la industria como autor completo, retomando el ambiente del cine de género negro de los 40 y un estilo de dibujo en blanco y negro que juega con luces y sombras. A lo largo de los años 90 ha realizando regularmente historias de Sin City en prácticamente todos los formatos posibles (serial en revista, historias cortas, miniseries y novela gráfica), y logró poner en auge el género negro en EEUU, practicamente apartado en la industria estadounidense. En 1998 también sorprendería a propios y extraños con 300, un cómic de género histórico que narra la épica historia de los espartanos que combatieron en la batalla de las termópilas, y que sería uno de sus mejores trabajos de la década.
Ya entrado el siglo XXI ha vuelto a estar de actualidad al aceptar realizar para DC Comics varios trabajos sobre Batman: Batman DK2: The Dark Knight Strikes Again (2001-2002, una secuela de la obra que le dió más fama), DC All-Star Batman & Robin the boy wonder (2005-, con dibujos de Jim Lee, una historia sobre cómo Batman "recluta" a Robin para su "guerra" particular), que sin embargo han recibido críticas dispares, con un amplio sector de críticas muy negativas. En este periodo también participó en la película de Sin City (acreditado como co-director) y debuta como director en solitario con la adaptación cinematográfica de The Spirit, basado en el cómic del gran Will Eisner, uno de los grandes de la historieta mundial y amigo personal de Miller.
Como curiosidad, comentar que desde los años 80 fue su por aquellos entonces esposa, Lynn Varley, la encargada de aplicar el color (con excelentes resultados) en los cómics que Miller realiza como autor completo. De sus obras de creación propia, se ha producido una adaptación cinematográfica de imagen real Sin City (2005) y 300 (2007), y una serie de TV de dibujos animados de Big Guy and Rusty the Boy robot (1999-2001).


¿Quién es David Mazzuchelli?
Extraido de: http://www.guiadelcomic.com
David Mazzuchelli (Providence, 1960) fue lector de cómics de niño y empezó a estudiar dibujo de muy joven, pero no fue hasta 1980, cuando estaba estudiando Bellas Artes en la universidad, cuando se planteó el medio como salida profesional, tras volver a "engancharse" con el Daredevil de Frank Miller. Entraría a trabajar para Marvel, donde, tras algunos números de prueba, se convertiría en dibujante regular de Daredevil (con guiones de Denny O'Neil) donde acabaría permaneciendo entre los números 206 y 233 (1984-1986), y progresivamente iría afianzando su estilo y llamando la atención. En sus siete números finales en la colección coincide con el breve retorno de Miller a Daredevil, esta vez sólo como guionista y mostrando su interés en colaborar con Mazzucheli. Así, entre los números 227 y 233 (1986) ambos realizarían entonces la que posiblemente sea la historia más memorable del personaje: Born Again y continuarían su colaboración en Batman: Año Uno, una historia de cuatro números publicada en Batman #404-407 (DC Comics, 1987), realizando en ambos títulos dos trabajos que marcarían a toda una generación de lectores y que influirian en muchos dibujantes jóvenes en la época de su publicación.
Mazzucheli se despediría de los superhéroes con una historia corta en Marvel Fanfare #40 (Marvel, 1998; "Claroscuro", 14 pgs sobre sobre la relación entre Ángel -miembro de los X-Men- y una anciana que lo encuentra moribundo y lo cuida). Desde entonces pasa a autopublicarse su propio comic, Rubber Blanket, del que publica solamente tres entregas entre 1991 y 1993, dando salida a sus intereses más personales en forma mayoritariamente de historias cortas y donde iría desarrolland un estilo progresivamente más expresionista, aunque variando para cada historia. Dos de las historietas de mayor extensión aparecidas en Rubber Blanket fueron Hombre Grande -Big Man- y Discovering America (de las que existen ediciones internacionales en álbum de unas 48 pgs cada una; en españa fueron editadas por la revista asturiana El Wendigo en 1993 y 1994, con difusión limitada).
Entre sus otros trabajos en los años 90 se cuentan colaboraciones con la revista Drawn & Quarterly, con la editorial japonesa Kodansha y especialmente La ciudad de cristal (1994), su trabajo más extenso de la década, una adaptación -junto con Paul Karasik- de la novela homónima de Paul Auster, un trabajo que el propio Auster suele recomendar. Mazzucheli también ha realizado diversas portadas para la prestigiosa revista The New Yorker y ha dado clases de "Comic Book Narrative, Storytelling and Illustration" durante varios semestres para el departamento de ilustración de la Rhode Island School of Design (para el curso 2005/2006 todavía aparecía listado entre el profesorado) donde él mismo estudió de joven (como curiosidad, comentar que uno de sus alumnos ha sido R. Kikuo Johnson, autor de Pescador Nocturno -La Cúpula, 2006-, cuyo trabajo tiene influencias evidentes de Mazzuchelli) y en la New York’s School of Visual Arts.
Repetidamente se ha informado en los últimos años que está trabajando en una nueva novela gráfica, cuya publicación, cuando finalmente se realice, será seguramente todo un acontecimiento.


Mazzuchelli y Miller hablan de Año uno
Extraido de: http://www.guiadelcomic.com
Mazzuchelli, hablando de la historia: "Batman: Año Uno es la historia de Bruce Wayne con 25 años poniéndose un disfraz de Batman por primera vez, y la historia de por qué lo hace y cómo funciona. También es en gran medida la historia de un teniente de policía llamado James Gordon, que es enviado a Gotham City como castigo por algo que hizo mal y que quiere compensar convirtiéndose en el mejor poli del mundo. Así que el obvio conflicto que va a suscitarse es entre el sentido de la ley de Gordon y el vigilante que aparece. Como es la "primera" historia de Batman, no hay otros superhéroes; se ha visto uno en Metrópolis [Superman], pero no es algo que a la gente le resulte familiar.
Alguien me preguntó: si ésta es la primera historia de Batman, al principio de su carrera, ¿es entonces cuando es más brutal? Mi respuesta fue no, probablemente es menos brutal.
Realmente es muy humanística. Trata sobre personajes y sus motivaciones y relacionaes más que otra cosa. La relación entre Gordon y su esposa embarazada es muy importante. Y por supuesto, la relación entre Gordon y Batman se convertirá en algo muy importante." [1]
Miller, sobre el Batman que protagoniza la historia: "El Batman de 55 años de El regreso del señor de la noche es muy distinto del de 25 años de Año Uno. Es muy joven, muy entusiaste. Puede que sea Batman en su momento de mayor alegría. Es un muchacho que ha esperado 18 años para ponerse a trabajar, y ahora va a empezar el trabajo. También es un Batman que comete un montón de errores."
Miller, hablando de Mazzuchelli: "Hay un nivel de textura y credibilidad que David aporta a su trabajo que me convence constantemente de que lo que estoy leyendo está pasando. En Batman: Año Uno ha convertido en tridimensionales cada uno de los personajes, ha convertido en creíble cada situación. Encuentro las mayores virtudes de David en términos de drama y humanidad. Crea momentos que se viven. Cuando me llegan fotocopias de sus páginas acabadas, me encuentro hundiéndome en la historia, añadiendo mentalmente pensamientos que tienen los personajes y que no están en el texto. Cuando David dibuja al comisario Loeb, el comisario de policía corrupto de Gotham City, llena al personaje de un sentimiento de enfermedad: esas rayas abruptas y bruscas que parecen arrastrarse sobre la cara del hombre. La cara de Gordon, cuando ha sido golpeado con bates de béisbol en el primer número, es una máscara de dolor."
Mazzucheli: "Daredevil fue algo así como mi estudio de licenciatura en los cómics, y Batman mi doctorado"
Mazzucheli, hablando del traje de Batman: "Cuando me metí en este proyecto, busqué algunas de las historias más viejas para ver cómo le dibujaban al principio. Era una versión mucho más dura, mucho más pura, con mucho negro. Lo que yo decidí es que no me gustaba el azul en su disfraz. Imagino que al principio lo usaban como reflejo del azul sobre una superficie negra, pero al azul acabó dominando al negro. A mí no me parece que el azul vaya a tener el efecto que Bruce Wayne quería cuando creó el disfraz. Tal y como yo lo veo, Batman viste de gris y negro. Incluso el cinturón es gris, y no lleva ningún círculo amarillo alrededor del murciélago. Está intentando parecerse a un murciélago; no quiere parecer un personaje del arte pop.
Quiero que el disfraz parezca pesado y que parezca funcional. Funcional a pesar de la enorme capa, que, por supuesto, es para crear efecto. La sensación que quiero transmitir es la de que Bruce Wayne tiene un cuerpo grande y un físico muy bien desarrollado, y que el disfraz que lleva es un montón de equipo para llevarlo a cuestas, pero él lo hace muy fácilmente. Quiero la sensación de que si otra persona de un tamaño parecido se pusiera el disfraz, tendría dificultades para correr un par de manzanas, por no hablar de trepar edificios y saltar desde las azoteas. Le he puesto suelas gordas en las botas. Una vez más, busco lo que realmente tendría sentido”.

DESCARGA
BATMAN Año Uno
especial TPB
+
Edicion en blanco y negro

DD-AQUI

Descargas+Info...

Etiquetas

  © Blogger template Snowy Winter by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP