THE SPIRIT De Will Eisner

>> jueves, 28 de marzo de 2013

Denny Colt, policía presuntamente fallecido que encontrara una nueva vida bajo el alias de The Spirit que junto al comisario Dolan y a su amigo Ebony White luchara contra el crimen y el siniestro cerebro psicópata criminal conocido como Octopus mediante disparatadas, y riesgosas aventuras.

EL DATO: Volvemos a subir the Spirit pero esta vez en Torrent  gracias a Pinguinoz
Aquí tenemos todos los episodios de Spirit de Hill Eisner, otro clásico de los clásicos donde se da cátedra de cómo se hace un comic, y no de superhéroes precisamente ya que Spirit es un personaje único que escapa a todo genero.
Son 76 episodios más 6 especiales que comprende toda la gloriosa colección que editorial Norma público a fines de los ochentas y principios de los 90tas, Agradecemos a los escaneadores del C.R.G Batt,Franki,AluZINaToR,davilico, GLaXByL,Pyros,MaRiMoN, y Rowlf por la titánica tarea de digitalizar su colección y a Pingüinoz amigo y aportador del archivo por empaquetar todo en un Torrent  de 1.15 gb, con los 76 números de la edición de Norma…GLORIA A ELLOS


¿Quien es Will Eisner?
Por:Javier Coma
Extraido de: "Historia de los Comics" de Toutain Editor.


Guionista y dibujante norteamericano (William Erwin Eisner), nacido en New York el 6 de marzo de 1917.
Durante sus estudios en la DeWitt Clinton High School, colaboraba con su cornpañero Bob Kane en la publicación de la escuela. En 1936, ambos figuraban en el equipo de "Wow" , una efímera revista que dirigía Samuel "Jerry" Iger y para la que Eisner realizó las aventuras de Captain Scott Dalton, las peripecias de piratas The Flame (firmando Erwin) y las hazañas del agente secreto Harry Karry (con el seudónimo de Bill Rensie). Al clausurarse "Wow" en 1937, Eisner se asoció con Iger y su célebre taller empezó a producir numerosos comics para el extranjero (distribuidos por Joshua Powers, de quien se originó el famoso Editors Press Syndicate) y para editoriales norteamericanas de revistas del medio. Hawks of the Seas, la célebre serie de atmósfera y época filibustera, se publicó así en Europa a principios de 1937 y no debutó en Estados Unidos hasta el segundo número de "Features Funnies", con fecha del mes de noviembre siguiente. Sheena, con la atractiva tarzánida, fue conocida también en el extranjero con anterioridad a Estados Unidos, donde apareció con fecha de septiembre de 1938 mediante el número 1 de "Jumbo Comics" (Eisner sólo creó el personaje y el concepto de serie, dibujándola Mort Meskin).
Durante aquellos tiempos, Eisner produjo un elevado número de series: K-51 (de intriga, para "Red Dexter"), Muss' Em Up Donovan (con un personaje justiciero, destinada a "Funny Pages"), The Brothers Three (de ubicación estilo "Gunga-Din", publicada en "Amazing Mystery Funnies"), Black Ace que cambió el título por Espionage Starring The Black X (en "Feature Comics"), el western Wild Tex Martin, etc., etc. El taller Eisner-lger, denominado S.M. Iger Studios, trabajaba a final de la década para pujantes editoras de comic-books: la Fox (en cuyo "Wonder Comics" Eisner creó Wonder Man y en el cual, llamándose ya "Wonderworld Comics", julio de l939, Lou Fine inauguraba The Flame sobre personaje y guión de Eisner); la Fiction House, editora de "Jumbo Comics" (donde recaló desde el primer número y junto a Sheena, la serie de piratas que había abreviado denominación a The Hawk); y la Quality (que asumió Espionage y Muss' Em Up, además de estrenar en el nº 27 de "Feature Comics", diciembre de 1939, Doll Man, la serie de super-héroe diminuto que fabuló Eisner y dibujó al principio Lou Fine). Al finalizar la década, el taller Eisner-Iger se escindió, pasando Iger con algunos colaboradores a la Fiction House como director de publicaciones, y dedicándose Eisner y otros miembros del cesado grupo a los comic-books de la Quality.
En este último ámbito, Eisner concibió para Lou Fine The Black Condor (con super-héroe volador) que debutó en "Crack Comics", mayo 1940; Uncle Sam (el tío Sam convertido en altísimo combatiente) iniciada en "National Comics", julio 1940; The Ray (superhombre con poderes de energía eléctrica) que apareció en "Smash Comics" desde septiembre de 1941. También ideó Eisner Blackhawk de tema aéreo y guerrero, dibujada por Chuck Cuidera al estrenarse en "Military Comics", agosto 1941. Entretanto, habia conseguido introducirse en la prensa con la fórmula de comic-book: un suplemento dominical que doblado adquería tal formato y donde figuraban tres historias de varias páginas cada una; tomó la salida el 2 de junio de 1940 y en principio incluía The Spirit, Lady Luck (guión Eisner y dibujo Chuck Mazoujian) y Mr. Mystic (ideada por Eisner e ilustrada por Bob Powell). El 13 de octubre de 1941 The Spirit surgió también en tira diaria, y duró así hasta el 11 de marzo de 1944. Salvando el periodo en que la movilización de Eisner (1942-1945) frenó su dedicación, The Spirit, con el justiciero enmascarado de talante humano e incluso humorístico, con sus constantes innovaciones de lenguaje, con su retrato de la sociedad de su tiempo, y con sus líricas fantasias, se convirtió en una de las obras maestras de los comics. Pero finalizó el 28 de septiernbre de 1952, tras un año y medio de escasa contribución eisneriana. Eisner trabajaba ya entonces para instituciones y empresas.
Hasta 1978 no volvió con regularidad al campo de los comics: su A Contract with God y enseguida (1979) su Life on Another Planet reinauguraban sus invenciones creativas en el medio.


Luna Llena en el Callejón
Por:Cat Yronwode
Extraido de: "Historia de los Comics" de Toutain Editor.


The Spirit"Es de noche en la ciudad, una noche perpetua en la que una luna llena y no menos perpetua se alza en el firmamento por encima del edificio Chrysler. Allá abajo, en las sórdidas calles de Slum Gully y Crime Alley, junto a las negras aguas del río flanqueado de muelles, en las mismísimas cloacas, acechan los hombres de camisas a rayas, los hombres con pistolas y navajas y con nombres como "Lefty". Detrás y por encima de estos hombres están los científicos malvados, los actores mutilados que ansían vengarse de sus suplentes, los cerebros casi demoníacos del crimen, a los que llaman "Boss" (jefe) aquellos que les sirven. Entre ellos andan y se contonean mujeres fatales, de movimientos felinos, enfundadas en vestidos rojos abiertos hasta los muslos, fumando cigarrillos con boquilla o acariciándose distraídamente el pelo con un dedo sensual. Los jefes superiores de policía están desconcertados.
Se dejan crecer el bigote y tratan de proteger a sus hijas sin madre. Todo es caos. Nadie pone coto a los robos. Los millonarios aparecen asesinados. Los hijos de los ricos son raptados en sus mismos hogares. ¿Quién salvará a la ciudad? ¿Quién pondrá fin a esta ola de terror? La policía tiene las manos esposadas. Los titulares de la prensa proclaman la horrible verdad a los cuatro vientos. Aúllan las sirenas.
Entonces, súbitamente, aparece él, en el mismo despacho del jefe superior de policía. ¿Cómo ha conseguido entrar? Por la ventana, desde luego. Una figura noble, vestida de azul; todos los ojos se vuelven hacia él. Sus métodos podrán ser poco ortodoxos, pero, ¡por Dios que consigue resultados! Él salvará la ciudad, aplastando la cabeza de unos cuantos "Lefties" antes de terminar, escapando por un pelo de la muerte en las aguas heladas y negras, rechazando las insinuaciones de las mujeres de rojo, ruborizándose levemente cuando la rubia dulce y joven le dirige una sonrisa. Él desafiará a los científicos malvados en sus guaridas. Él bromeará mientras el "Boss" le apunta el corazón con una pistola. EI encontrará la forma de desatar las sogas que le tienen inmovilizado, escapará del foso de tiburones hambrientos, saltará del tejado cuando las llamas provoquen el derrumbamiento del viejo y decrépito teatro.
¿Quién es este hombre vestido de azul, fuerte como un buey, duro como el cuero crudo, incorruptible, fuera de la ley? Es... ¡The Spirit!"
De este modo evocaba Cat Yronwode el ambiente de esta serie creada, junto con otras, por Will Eisner en 1940, en forma de "comic book", como inserto para aparecer en la prensa dominical. El principal personaje de esta "Comic Book Section" era un justiciero enmascarado conocido por el nombre de The Spirit. Series complementarias, creadas también por Eisner pero dibujadas por otros, eran Lady Luck, una justiciera disfrazada, y Mr. Mystic, un detective oculto. Una faceta singular de este "comic book" para la prensa estribaba en que, si bien era distribuido por el Register Tribune Syndicate, los derechos de autor eran propiedad del mismo Eisner y siguen siéndolo ahora. Esto permitía a Eisner conservar el control total de sus series, situación que era entonces (y sigue siéndolo hoy) poco frecuente en el campo de los Syndicates.
El comisario DolanLa verdadera identidad de Spirit, revelada en su primera historia, era la de Denny Colt, un criminólogo que perseguía al doctor Cobra, pervertido genio de la ciencia que pretendía sumir a toda la población de Central City en un estado de muerte aparente y utilizarla para obtener un rescate. Colt no buscaba solamente la gloria, sino que iba también tras el dinero de la recompensa. Sin embargo, su valor temerario le jugaba una mala pasada y quedaba empapado por la fórmula de Cobra, lo cual producía su muerte aparente y posterior entierro en el cementerio de Wildwood. Al cabo de tres días resucitaba y, al igual que Cristo, surgía de su tumba.
A diferencia de Batman, Colt revelaba voluntariamente su secreto al jefe superior de policía, un vejancón paternal llamado Eustace P. Dolan. Nadie más, aparte de su infantil compinche negro, Ebony, conocía su doble identidad. El mundo entero creía que Denny Colt había muerto, de modo que no tenía ningún "alter ego" que ocultar siempre y cuando llevase su disfraz mínimo (traje azul, sombrero azul, guantes azules y antifaz azul) en todo momento, cosa que hacía, tanto si llovía como si brillaba el sol.
El suplemento de Spirit aparecía semanalmente, y en la prensa a diferencia de otros "comic books" del mismo tipo, induciendo a muchos historiadores a clasificarlo como serie de periódico. En realidad, no obstante, era un "comic book" y seguía la estructura argumental en forma de episodios que es típica del cómic de revistas, en lugar de la continuidad de un serial de prensa. Existía un rápido desarrollo de personajes en la primer parte de la serie, pero las entregas nunca quedaban enlazadas unas con otras por medio de finales llenos de suspense, tampoco era necesaria una familiaridad a largo plazo con la serie para disfrutar de la producción de un domingo dado, como ocurría en el caso de Terry and the Pirates, Prince Valiant o Dick Tracy. Así, pues, resultaba fácil coleccionar las historias de Spirit y reimprimirlas en su definitiva forma de " comic book", cosa que se hizo por primera vez en 1942, mediante " Police Comics" de Quality, y luego en 1944 con " The Spirit" , título que continuaron editores como Fiction House, Harvey, Warren y en la actualidad Kitchen Sink Press.
Ellen Dolan, la prometida de The SpiritHabía una serie diaria de Spirit también independiente de las historias de los domingos. La escribía y dibujaba Eisner cuando apareció en 1941; luego, a mediados de 1942, se hizo cargo de ella Jack Cole (1914 1958). Seguidamente la dibujó Lou Fine (1915 1971) sobre guiones de Bill Woolfolk (1917 hacia 1977) durante el período de Fine, de 1942 hasta su cancelación en 1944.
La razón por la cual Eisner tuvo que dejar la tira diaria de Spirit en manos de sus ayudantes fue la misma que le impulsó a dejar la sección dominical: fue llamado a filas debido a la Segunda Guerra Mundial, durante la cual prestó servicios en calidad de dibujante y escritor para el ejército. Cuando él la abandonó, la serie perdió su encanto alocado e improbable.
Eisner había mezclado el género criminal clásico con la fantasía ligera (científicos que descubren la manera de condensar el tiempo en forma de liquido, invasores invisibles procedentes del espacio exterior, orangutanes que hablan) y puso un énfasis casi obsesivo en los ángulos extraños, la iluminación difusa y más escenas de lluvia de las que jamás haya dibujado o dibuje cualquier otro "cartoonist". Las mujeres de Eisner eran forajidas preciosas, siguiendo el ejemplo de Milton Caniff, con la excepción de la hija del jefe superior Dolan, Ellen, que era tan bonita y ligera de cascos como podía serlo una heroína en 1940. Era una serie notable, especialmente porque nunca fue completamente humorística, completamente trágica o siquiera completamente melodramática. En cualquier momento dado podía ser alguna de estas cosas o ninguna de ellas.
La partida de Eisner puso fin al espectáculo, al menos temporalmente. A partir de mediados de 1942 hasta finales de 1945 varios "negros" ocuparon su puesto, entre ellos Lou Fine, Bill Woolfolk, Jack Cole, el guionista Manley Wade Wellman (1903), y los entintadores John Belfi (1924), Alex Kotzky (1923) y Robin King (1919), con la ayuda de otros miembros del corral del Quality Comics Group. Las historias de este periodo, al igual que las del período intermedio de la serie Batman, tienen lugar a plena luz del día y se centran en casos rutinarios de asesinato y misterios de cuarto cerrado con llave (cuando Woolfolk era el guionista) o en cuentos semiocultistas sobre espadas malditas y cultos malignos (cuando los guiones los escribía Wellman). Durante aquella época Jack Cole también creó una parodia del Spirit, Midnight, para " Smash Comics".
Hasta el regreso de Eisner de la guerra en diciembre de 1945 no volvió The Spirit a sus andanzas. Una vez más mujeres hermosas y despiadadas como P'Gell, Silk Satin, Skinny Bones y Sand Saref intentaban tentar a Denny Colt y apartarle de sus nobles objetivos. Una vez más Ellen Dolan amenazaba con darle una paliza si no dejaba de prestar oídos a los cantos de sirena de tales mujeres. La luna llena dominaba el cielo oscurecido, al menos cuando no llovía. Criminales fantásticos como Mr. Carrion y Octopus mandaban una legión de matones que llevaban nombres como "Lefty" y "Crusher" y "Tony". Había humildes empleados de banca capaces de volar, aeronautas que viajaban en globo hacia el futuro, y un chiquillo del barrio que mataba al propietario de la confitería. El patetismo y el capricho eran representados por medio de claroscuros y cada uno de ellos empezaba a adquirir e color del otro.
Ebony WhiteFue una segunda época de oro para The Spirit, ya que Eisner dejó que su imaginación se desbordase, ayudado poe le guionista Jules Feiffer (1927) y los dibujantes de fondos Jerry Grandenetti (h. 1925) y André LeBlanc (1921). Sin embargo, todo terminó bruscamente a mediados de 1951, momento en que Eisner desvió su atención hacia los cómics didácticos y delegó la tarea de escribir los guiones en Jules Feiffer y Klaus Nordling (1915) y la de dibujar en Al Wenzel (1924). El producto resultante pronto volvió a ser una combinación de drama policíaco y humor torpe como lo fuera durante los años de la guerra. Se registró un breve resurgimiento a mediados de 1952, cuando Eisner y Feiffer, con grandes aportaciones del dibujante Wally Wood (1924-1981), llevaron a Spirit a la luna y lo devolvieron a la Tierra como parte de una aventura espacial continua. Pero ya era demasiado tarde para salvar la serie, que había perdido circulación durante la ausencia de Eisner, y fue interrumpida en Octubre de 1952.
De vez en cuando Will Eisner escribe y dibuja una nueva historia (así lo hizo en 1966, 1967, 1973 y, en colaboración con otros autores en 1981). Actualmente, otros guionistas y dibujantes han comenzado una nueva andadura para este personaje, pero con Eisner ya completamente desligado de la misma.


¿The Spirit? Frank Miller, esto no tiene gracia
Por:Juan Luis Caviaro
Extraido de:www.blogdecine.com


Según cuenta el propio Frank Miller, cuando le ofrecieron encargarse de llevar ‘The Spirit’ al cine, en un primer momento se negó. Pensó que sería imposible hacer justicia a la obra del maestro Will Eisner. Pero poco después (tres minutos dice) cambió de opinión y se hizo con el proyecto, impidiendo que otro pusiera sus manos en una obra que admira tanto. En su momento, pensamos que todo esto sería una garantía, que Miller realmente iba a preocuparse por hacer una película respetuosa y digna. Nos equivocamos.
En realidad, vuelta a leer, esa anécdota parece una broma. Una sin gracia, como todas las que hay en ‘The Spirit’, la inclasificable ópera prima de un señor que ha dado tantas alegrías al mundo del cómic. Tras despreciar el mundo del cine, Robert Rodriguez mostró a Frank Miller que sus historias podían quedar estupendamente en la gran pantalla. ‘Sin City’ (2005), sin ser una maravilla, es una película muy interesante, diferente y con cierto encanto. Miller aprendió todo lo que pudo de Rodriguez y, tres años después, se atrevió a realizar su propia película. En mi opinión, una de las peores que se estrenaron en 2008.
‘The Spirit’ nos sitúa en Central City, la ciudad de Spirit, un héroe enmascarado que lucha contra el crimen, ayudando al departamento de policía. Bajo el antifaz se esconde Denny Colt, agente de la ley muerto en acto de servicio y devuelto a la vida de forma misteriosa; sólo el jefe de policía Dolan conoce su verdadera identidad. Por otro lado tenemos a Octopus, un criminal dispuesto a todo por dominar el mundo, el mayor enemigo de Spirit y con el que comparte la misma capacidad de resistencia ante heridas y balazos.
Eisner-spiritWill Eisner creó a Spirit en 1940 y Frank Miller lo destroza casi setenta años después. Lo que se suponía que iba a ser un homenaje a uno de los personajes de cómic más prestigiosos de la Historia, entre otras cosas por las innovaciones narrativas con las que se destapó Eisner, se revela en realidad como una desastrosa película cuyos mayores aciertos ya estaban en la mencionada ‘Sin City’; es decir, la estética, ese regreso al cine negro con las herramientas digitales más avanzadas.
No es que ‘The Spirit’ sea calcada visualmente a la película de Robert Rodriguez, pero se le parece muchísimo; podría decirse que es una versión mejorada, pero sólo en eso, en el apartado visual. Miller parece querer meter al Spirit en su universo de la ciudad del pecado, mezclar la obra de Eisner con la suya, y el resultado es tan satisfactorio como un helado de lentejas con salsa picante. El autor de ‘El regreso del caballero oscuro’ o ‘300’ toma al enmascarado creado por Eisner para tratar sus temas favoritos y especialmente una declaración de amor a Nueva York y a las mujeres. Lo de las mujeres tiene un pequeño pase (quiero decir, puedo entenderlo), pero lo otro… ¿no es mil veces mejor y más sencillo lo que hace Woody Allen, por ejemplo, en ‘Manhattan’?
El sentido del humor de la obra original es uno de los aspectos más perjudicados en la adaptación cinematográfica, y es que Frank Miller no entiende eso de hacer una película para todos los públicos. Su intento de hacer un humor fácil es bochornoso. La cantidad de bromas absurdas y momentos vergonzosos que hay en ‘The Spirit’ son tan numerosos que hacen imposible el disfrute de otras facetas, más acertadas. Se agradece que Miller haya intentado hacer algo diferente a lo habitual, pero podría haberse dejado aconsejar un poco y, sobre todo, haber dejado que un guionista experimentado revisara su trabajo. La cansina voz en off del protagonista, que además repite frases de forma innecesaria, va agotando poco a poco, llegando a resultar de lo más molesta.
Pero quizá lo peor de todo, lo más insoportable, son los clones esbirros de Octopus, encarnados por Louis Lombardi. Que sean imbéciles no es lo que agota más, sino que Miller les da más espacio del necesario y hace que hablen varios en la misma escena. En cuanto a Octopus, de nuevo, si no tuviera tanto diálogo vacío y agotador, podría disfrutarse más, y es que Samuel L. Jackson se lo tiene que haber pasado estupendamente con este personaje. Gabriel Macht no está mal como Spirit, cumple, pero su trabajo es difícilmente evaluable en una película como ésta. Las “chicas” se lucen más y de todas ellas destaca Eva Mendes como Sand Saref, la femme fatale de la historia y antiguo amor de Spirit. Lo de Paz Vega es más bien un cameo y bastante absurdo.
En resumen, podemos quedarnos con la estética de cine negro y ese aire de cómic en movimiento, con los actores principales, que hacen lo que pueden, y con algún momento aislado (el cameo de Miller o lo del gatito derretido), si queremos ser muy positivos con ‘The Spirit’. En mi opinión, una película mal enfocada y realizada por alguien que no entiende el cine, que se pensó que dirigir una película era poner en imágenes las viñetas que salían de su cabeza y no es eso, ni de lejos. Por último, recomendar humildemente, desde aquí, al señor Frank Miller que revise comedias clásicas (Lubitsch, Capra, Hawks) y que antes de dar por sentado que sus bromas son graciosas, pida una segunda opinión. ‘Buck Rogers’ llevará su firma, esperemos que haya aprendido algo.



DESCARGA
TODOS LOS EPISODIOS DE
THE SPIRIT De Will Eisner

Descargas+Info...

Etiquetas

  © Blogger template Snowy Winter by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP