Calvin y Hobbes Obras completas

>> miércoles, 24 de abril de 2013

Calvin es un niño de seis años que vive sus aventuras y desventuras junto a su inseparable mejor amigo Hobbres, un tigre de peluche que cobra vida solo en su imaginación. De ahí en más vivirán innumerables historias que enfrentaran juntos en la vida diaria como: su convivencia con sus padres, con su vecina y compañeros de clase Susie, su profesora o su niñera.

EL DATO: Gracias al amigazo de Jed Cooper que nos paso el link y recomendó esta obra hoy nos llegan las adorables creaciones de William B. Watterson llamadas Calvin y Hobbes, un clásico dentro de los comics de humor y autor.
Bajo su aparente sencillez, se encuentra una de los comics  más complejos de finales del siglo XX. A pesar de que debe en parte de las fantasías de Little Nemo in Slumberland de Winsor McCay ,sus múltiples referencias (El Quijote, Hamlet, Kafka, Nietzsche,  Picasso  ) y las reflexiones del autor (en boca de Calvin) sobre arte, cultura, política, filosofía, temas trascendentales (vida, muerte, Dios) Calvin y Hobbes ha dado lugar a muchas y variadas interpretaciones para intentar abarcar la magnitud de todo lo que Watterson legó con estas historietas.
Subida a una carpeta de Mediafire (no se emocionen que los links no son míos) están los 9 tomitos con la obra completa.


El nacimiento de la tira
Extraído de: http://www.guiadelcomic.com y http://es.wikipedia.org
Calvin y Hobbes nacieron cuando Watterson, cuyo trabajo como publicista detestaba, empezó a usar su tiempo libre desarrollando la que era su gran pasión: dibujar. Desarrolló varias ideas para tiras cómicas, que envió a varias editoriales, pero todas fueron rechazadas. Sin embargo, recibió una respuesta positiva de una de ellas, donde le aconsejaban que se centrara en un personaje secundario (el hermano pequeño del personaje principal) y su tigre de peluche. Watterson siguió este consejo, pero la nueva tira basada en este personaje fue rechazada por la propia editorial que le había animado a hacerla, la United Features Syndicate. Watterson no desistió y, tras varias negativas más, finalmente consiguió que la Universal Press Syndicate aceptara publicarle.
La primera tira apareció el 18 de noviembre de 1985, y pronto se convirtió en un éxito llegando hasta 1996 y está considerada unánimemente como una de las mejores y más imaginativas tiras de prensa de la historia. Se ha llegado a publicar en 1800 periódicos alrededor del mundo, y ha llegado a ser la cuarta tira más extendida en Estados Unidos -el país por excelencia de las tiras de prensa-, después de Peanuts (conocida en España como Carlitos y Snoopy), Garfield y Blondie. Además, Bill Watterson ganó por Calvin y Hobbes por dos años casi consecutivos (en las ediciones de 1986 y 1988) el prestigioso Premio Reuben de la National Cartoonist Society, el galardón más importante en EEUU dentro del dentro del campo de las tiras de prensa y que casi nadie ha conseguido recibir más de una vez.
Como curiosidad, mencionar que al contrario que otros autores de tiras populares (caso de Schultz y su Snoopy, que ha sido explotado comercialmente hasta la saciedad), Watterson nunca ha permitido que se realizara merchandising -posters, figuritas, tazas, etc- de sus personajes, y por deseo expreso suyo solamente se pueden comercializar las recopilaciones de tiras.


La critica por Rafael Marin
Extraído de: http://www.crisei.blogalia.com
El tebeo de niños o con niños ha dado a lo largo de su historia magníficos ejemplos: desde el onírico Little Nemo a los Katzenjammer Kids, desde Bill y Bolita a Angelito, desde Mafalda a Peanuts... o a Calvin y Hobbes.
Con sus más y con sus menos, los personajes infantiles que el cómic ha retratado han sido frecuentemente niños falsos: cuesta trabajo, en efecto, pensar que Mafalda es una niña, siendo consciencia contestataria del yo que un día fuimos todos sus lectores (¿y qué fue de ti, Mafaldita, con el golpe de Videla?), y aunque la mala suerte de Charlie Brown y su proverbial inutilidad lo acercan a ciertos episodios oscuros de cualquier infancia cercanamente sentida, Carlitos es también símbolo y síntoma de nuestra sociedad de adultos neuróticos aislados en una montañita de arena.
No sé si exagero al decir que la primera vez que el mundo del cómic retrata a un niño y a la infancia tal como los niños son y es la infancia, o en todo caso la mejor vez en que se retrata, es en Calvin y Hobbes, la serie de cortísima vida y espectaculares hallazgos que ideara Bill Watterson quizá trasvasando a la historieta conceptos explorados en Winnie the Pooh. Calvin es un niño absolutamente normal, que vive en un mundo mediocremente normal, que odia el colegio y ama los dinosaurios, los mutantes y los cómics, que está en contacto con la naturaleza como un Príncipe Valiente de seis años y que tiene un tigre de peluche llamado Hobbes con el que vive mil historias falsas... ¿o es la realidad de colegios y nevadas, de maestros soporíferos y padres adocenados, de babysitters antipáticas y coches sin radiocasette lo que es falso?
Nunca lo sabremos. La magia de la serie es precisamente esa, el diálogo continuado entre el niño y el tigre, los juegos, disquisiciones, travesuras e indignaciones que ambos comparten. Calvin y Hobbes se aman y se odian, son uno y son dos. El tigre es encantador y burlesco, un Pepito Grillo que no duda en arañar y meter la pata, en encelarse y proponer tropelías, voz de la conciencia y a la vez diablo tentador, cobarde y glotón, un peluche adorable. El niño es, lo he dicho más arriba, un niño de verdad: travieso, inquieto, vacío como sólo puede ser vacía la infancia, capaz de desdoblarse en el héroe del espacio Capitán Spiff (lo que da oportunidad al dibujante de mostrar que toca más de un palo gráficamente) y a la vez dispuesto siempre a hacer tropelías inconscientes con un mucho de mala leche (mi tira favorita: Calvin lanza una pelota con su bate, oímos un estrépito de cristales, y el niño exclama: "¡Uau, a la primera!) y otro mucho de ingenuidad, y que entre sus dones ocultos muestra una hilarante capacidad de crear esculturas con la nieve. Y si Calvin y Hobbes son dos personajes inolvidables, no menos bien trazado e inolvidable es el padre del niño, capaz en su rutinaria vida adulta de mostrar una capacidad de mentir y de fabular historias y explicaciones falsas a los hechos cotidianos que indican que, efectivamente, el pequeño Calvin no es producto del azar y sí de la genética.
Bill Watterson, en un gesto que le honra (tampoco autorizó la comercialización de sus personajes en otros medios), decidió clausurar la strip cuando según dijo ya no tuvo nada que contar, cerrando la serie con una hermosa página dominical donde Calvin y Hobbes, tras la nevada de año nuevo que hace tabula rasa del futuro, comentan "Es un día lleno de posibilidades, es un mundo mágico... ¡Explorémoslo!".
Un sabio consejo que el autor, al menos, pareció seguir a rajatabla, por más que nos privara de seguir compartiendo esa magia de la infancia tal como es y será siempre, aunque nos quede la constancia de su recuerdo.


Sobre el autor:
Extraido de: http://www.guiadelcomic.com
William B. Watterson (Washington D.C., EEUU, 1958) comenzó a publicar Calvin y Hobbes el 18 de noviembre de 1985 comenzó y al año siguiente se convirtió en la persona más joven en ganar el prestigioso Premio Reuben de la National Cartoonist Society en la categoría de "Outstanding Cartoonist of the Year", premio que volvería a ganar en 1988. A pesar de realizar una de las tiras más populares del país, Watterson la abandonó descontento por el funcionamiento de los sindicatos de distribución que manejan el negocio de las tiras de prensa en EEUU (con los que ya había tenido varios roces), y cansado de las restricciones del formato (de las que ya se había intentado desmarcar parcialmente en 1992, abandonando el formato tradicional de la tiras dominicales que imponen los sindicatos, lo que le permitió realizar expermientos narrativos y tener mayor margen para su creatividad) . Desde entonces vive retirado y supuestamente iba a preparar un nuevo proyecto relacionado con el cómic, pero (lamentablemente) no ha producido ninguna nueva obra hasta la fecha.

DESCARGA
CALVIN y HOBBES
Todos sus 8 tomos
DD-AQUI

+INFO...

Etiquetas

- Archivo de Comics - 2008-2016