>> sábado, 2 de abril de 2016


EL SUPERMAN DE ALAN MOORE -Por Mark Shaw
Supreme es un superhéroe creado por  el cuestionado Rob Liefeld. Originalmente Supreme era una versión violenta y egoísta de Superman, una copia descarada. Afortunadamente, eso fue hasta que Alan Moore tocó al personaje con su magia.
En  Supreme el maestro Alan Moore nos muestra qué haría él con un personaje como Superman… y lo que haría resulta un relato dinámico, nostálgico y envidiablemente bueno que hay que leerlo.
Al comienzo Moore juega con el concepto de las versiones alternativas de un héroe, un concepto que  ya lo vimos en otros trabajos suyos como Capitán Britania o Tom Strong. Todas las versiones de Supreme viven en una especie de limbo en el que construyeron una fortaleza con los materiales desplazados de la continuidad por culpa de las "revisiones" a las que fueron sometidos.  Una idea de arranque interesante, pese al pésimo trabajo del dibujante de los primeros números que se esfuerza en sabotear el comic. Supongo que Moore escribió este comic sin demasiado esfuerzo (echando mano a todos los tópicos de los comics de la Silver y de la Golden Age pero pasándolos por su tamiz personal).
Moore homenajea con humor y rescata conceptos como: la Legión de Superhéroes, la  Liga y la Sociedad de la Justicia, el archienemigo sin poderes pero genio científico, la versión femenina del héroe, la supermascota, su propia fortaleza de la soledad (con la vuelta de tuerca de estar en el cielo, como debe ser en un pseudo dios, y su particular forma abrir sus puertas), las Aventuras Juveniles en  Villa Edén, y tantos conceptos más que el fan entrenado no parará de encontrar. Hasta el logo del Profesor Noche (un sosias de Batman de este universo) es un homenaje al que fuera el logo de Batman en las décadas anteriores. Hasta el abuso de la palabra Supremo como recurso humorístico es simpático.
Ojalá todas las editoriales contrataran a Moore al menos por una temporada para "mejorar" o dar su versión de aquello ya creado y ver cómo queda después del huracán de ideas Moore.
A lo largo de las aventuras de Supreme, encontramos insertos dibujados por Rick Veitch (Swamp Thing, Maximortal, The One, entre otros) que relatan los sucesos del pasado en forma de comic, imitando la tónica despreocupada y simplista de esa época (esa época tan Novaro) con sus villanos imposibles, sus dibujos caricaturescos o las deliciosas aventuras de Suprema la chica de nuestros sueños, tan mojigata que se horroriza por los uniformes que visten los héroes siglo XXI.
En Supreme Moore homenajea y reformula todo el universo de Superman, incluso las portadas clásicas y sus intervenciones junto a la Legión en el futuro, creando para ello a la deliciosa Liga del Infinito. Los manejos temporales de Moore a lo largo de este comic son de una precisión abrumadora y milimétrica.
El enfrentamiento final contra su némesis, el peligroso Darius Dax (una especie de Lex Luthor) es simplemente maravilloso. Los malabares temporales que se inventa Moore para darle una explicación a todo y conferir esa circularidad tan singular y apreciada a la obra son dignos de un genio. Es el broche de oro, la renovación de la membrecía al club de guionistas soberbios.
Alan se ríe incluso de los 80's, década que ayudó a convertir en gloriosa para el comic, presentando a las versiones de héroes de esa década como traumatizados, oscuros y deprimentes.
Supreme es un comic magnífico que ojalá fuese fácil encontrar en papel y en español. Todos deberían leerlo. Es una lectura sencilla que se entiende sin ningún esfuerzo ni conocimiento previo (como otros de sus trabajos que se caracterizan por sus intrincados y laberínticos niveles de lectura).  No dejen de buscarlo es magnífico, y si son fans históricos de Superman el disfrute está asegurado. ¡Esto es la ambrosía chicos, vayan por ella!. 

+INFO...

Etiquetas

- Archivo de Comics - 2008-2016