Lo ultimo
Cargando...
miércoles, 16 de agosto de 2017

Info Post

Hace tiempo ya que las producciones del comic independiente vienen ganando nivel y calidad. Productos como "BORAS: Lazos de Sangre" contribuyen a la hora de alejar a los fantasmas del prejuicio que suelen asociar a estas obras con productos de serie B. Los artífices de este exorcismo en toda regla son Fede Sartori y Nacho Lazaro, guión y arte respectivamente, y publicado por Alquimia Comics y Mitomante.

EL SACERDOTE Y EL DEMONIO. Por Mark Shaw.

En Boras Lazos de Sangre nos encontramos con un viejo sacerdote que se encarga de investigar los casos más extraños en que se ve involucrada la Iglesia Ortodoxa Rusa. Menospreciado por pares e incluso por la cúpula de su propia religión, nada parece hacer mella en la determinación de este valiente protagonista para llegar a la verdad en cada caso que le asignan. Pero no está solo en su misión, lo acompaña un sarcástico demonio imbuido de variados poderes paranormales que iremos descubriendo con la lectura, y que por como viste y luce me recordó un poco a Spike de la serie Buffy the Vampire Slayer. Llamada a convertirse en una dupla inolvidable, sacerdote y demonio aunarán esfuerzos para cumplir con sus objetivos.

El humor irónico que exhibe el demonio me encanta: "¿Quieres café? Ten cuidado está caliente como el infierno".

Se agradece el tono del guión, carente totalmente de los clásicos y molestos localismo como "Che" o "boludo" que parecen obligatorios en cualquier producción argentina. Punto extra para Sartori.

Un detalle que me pareció curioso es el nombre del demonio: Gabriel, que nos advierte subrepticiamente sobre sus orígenes ¿otro ángel caído quizás?


UNA DUPLA IMPRESIONANTE.
Disfruto de estas obras que dejan puertas abiertas para que el lector especule a qué caminos conducen. ¿Cómo se conocieron estos dos antitéticos compañeros? ¿Desde cuándo "trabajan" juntos? ¿Cuáles fueron los peores o más siniestros casos en los que se vieron involucrados?

El apartado gráfico tiene un estilo sumamente interesante, que por momentos me recuerda un poco a los trazos de Jeff Lemire (cuando se anima a dibujar además de guionizar) y en otros a un primerizo Mike Mignola. El color digital mejora todo gratamente. El manejo de luces y sombras es perfecto para un cómic como este en el que predomina la noche.

Ojalá que el éxito acompañe y veamos muchas más páginas dedicadas a estos personajes. No le falta calidad, se los aseguro, aunque cada lector juzgará.

1 comentarios: